Volvo 480 ES: Un modelo clásico que marcó un antes y un después

El Volvo 480 ES, estrenado en el Salón del Automóvil de Ginebra en 1986, marcó un antes y un después en la historia de la industria automotriz. Fue más que un debut para Volvo: este modelo se convirtió en el primer automóvil de tracción delantera con motor transversal producido por la marca sueca.

El diseño innovador del Volvo 480 ES, con su forma de cuña, faros emergentes y el distintivo portón trasero de cristal, fue una visión adelantada a su tiempo. Este modelo, además de representar el primer automóvil deportivo de Volvo en más de una década, se convirtió en un referente clave como el primer vehículo de tracción delantera en serie producido por la compañía.

Foto: © Volvo

Su desarrollo fue resultado de un meticuloso proceso de diseño. Múltiples propuestas fueron evaluadas, destacando la propuesta creada por John De Vries, ingeniero de la subsidiaria de Volvo en los Países Bajos, para dar vida al distintivo diseño del 480 ES. Este automóvil no solo se destacó por su aspecto vanguardista, sino también por sus innovaciones interiores.

El habitáculo del Volvo 480 ES reflejaba una mezcla de comodidad y tecnología. El panel de instrumentos inclinado hacia el conductor, junto con los asientos traseros individuales con respaldos ajustables, destacaban el enfoque ergonómico del interior. El vehículo ofrecía un alto nivel de tecnología para su época, incluyendo un ordenador de viaje que proporcionaba información sobre el consumo de combustible, la velocidad promedio y la temperatura exterior, todo presentado digitalmente.

Bajo su elegante carrocería, el Volvo 480 ES albergaba un motor de 1.7 litros suministrado por Renault, que entregaba una potencia de 109 caballos de fuerza. A pesar de no ser el vehículo más potente en términos de motor, su rendimiento no se quedaba atrás: alcanzaba una velocidad máxima de 190 km/h y podía acelerar de 0 a 100 km/h en 9.5 segundos.

Foto: © Volvo

A medida que evolucionaba, el modelo introdujo el Volvo 480 Turbo en 1988, equipado con un motor de 120 caballos de fuerza gracias a un turbocompresor e intercooler. Posteriormente, en 1993, la serie 480 ES recibió una nueva versión con un motor de 2.0 litros, ofreciendo 110 caballos de fuerza y un mayor torque.

A pesar de no ser un éxito de ventas masivas para Volvo, el Volvo 480 ES tuvo un impacto significativo en la compañía. Este modelo fue el punto de partida de un ambicioso proyecto interno denominado «Galaxy», que representó un cambio hacia una nueva era de desarrollo tecnológico para Volvo. A través del proyecto Galaxy, la tracción trasera fue sustituida por la tracción delantera o integral, y se introdujeron una variedad de motores innovadores.

La historia del Volvo 480 ES incluyó planes para versiones descapotables y prototipos presentados, pero lamentablemente, estos no llegaron a la producción en serie. Sin embargo, algunos de estos prototipos se encuentran preservados en el Museo Volvo en Gotemburgo.

Foto: © Volvo

A pesar de su enfoque principalmente en el mercado europeo, con el Reino Unido como su mercado más destacado, la producción del Volvo 480 ES finalizó en la planta de Volvo en Born, Países Bajos, en septiembre de 1995, coincidiendo con la introducción del nuevo modelo compacto S40. En total, se produjeron 76.375 unidades del Volvo 480 ES.

El legado del Volvo 480 ES trasciende las ventas y se afianza en su contribución a la evolución tecnológica y de diseño de Volvo. Este vehículo no solo fue un punto de inflexión para la compañía, sino también una pieza clave en la historia del automóvil.