, ,

¿Quién fue el diseñador detrás del icónico BMW M3 E30?

El BMW M3 E30 fue diseñado por Claus Luthe, un destacado diseñador automotriz responsable de su concepto estético y funcional, añadiendo prestigio y reconocimiento a este modelo legendario.

Claus Johannes Luthe, nacido el 8 de diciembre de 1932 en Wuppertal, Alemania, fue un destacado diseñador de automóviles que dejó una huella imborrable en la historia del diseño automotriz. Reconocido por su talento y contribuciones a marcas como NSU, Audi y BMW, Luthe se convirtió en una figura icónica en la industria.

Los inicios de una leyenda

Luthe inició su trayectoria profesional como aprendiz en Karosseriebauer Voll en Würzburg, donde trabajó en propuestas para autobuses. Posteriormente, se unió a Deutsche Fiat AG, siendo responsable del diseño frontal del icónico Fiat 500. Su talento pronto llamó la atención de NSU, donde se convirtió en una pieza fundamental en el desarrollo del Departamento de Diseño.

Innovación y Legado en NSU

Durante su tiempo en NSU, Luthe dejó su marca en proyectos emblemáticos como el NSU Ro 80, reconocido por su estética vanguardista y revolucionarias innovaciones mecánicas. Su diseño limpio en forma de cuña, combinado con innovaciones como la suspensión independiente en las cuatro ruedas y la caja de cambios semiautomática, convirtieron al Ro 80 en un hito del diseño automotriz.

También contribuyó al NSU Prinz 4, adaptando elementos de diseño del Chevrolet Corvair, lo que dio un nuevo rumbo al modelo y captó la atención del mercado alemán de clase media.

Audi y su Huella

Tras la adquisición de NSU por parte de Volkswagen, Luthe continuó su legado en Audi. Su mano se percibe en el Audi 50, predecesor de la primera generación del Volkswagen Polo. Además, dejó su impronta en la segunda generación del Audi 100, evidenciando su habilidad para crear diseños tanto exteriores como interiores.

El Capítulo en BMW y su impacto duradero

En 1976, Luthe asumió el rol de Jefe de Diseño en BMW, orientando a la compañía hacia diseños más audaces y creativos. Bajo su dirección, se realizaron rediseños significativos, como el de la Serie 5, resolviendo desafíos económicos sin comprometer la calidad del diseño.

Sin embargo, su obra maestra fue el icónico BMW Serie 7, donde desafió las convenciones con un diseño de forma de cuña y luces traseras distintivas en forma de «L». Esta visión innovadora marcó una diferencia significativa en la industria automotriz, superando las expectativas incluso del exigente Herbert Quandt, presidente de BMW.