PEUGEOT 205 GTI PLUS: La joya de los años 90 con toques de lujo

La década de los 80 y principios de los 90 fueron años dorados para la industria automovilística, y entre los grandes protagonistas de esta era destaca el legendario PEUGEOT 205 GTI PLUS. Este coche, que hoy se considera una joya de coleccionista, combina la potencia de un deportivo con el lujo de un vehículo de alta gama, atrayendo a una clientela que buscaba lo mejor de ambos mundos.

Foto: ©Stellantis

El Contexto de un Ícono

Antes del nacimiento del 205, Peugeot era conocido por ser el fabricante más conservador de Francia, centrado en grandes berlinas como el 504 y el 505. Todo cambió cuando, en 1978, Peugeot adquirió la marca Simca, que trajo consigo la experiencia necesaria para crear vehículos más pequeños y manejables. De esta alianza surgió el PEUGEOT 205, un coche que rápidamente se convirtió en un éxito de ventas y en un símbolo de la innovación de la marca.

El PEUGEOT 205 GTI, lanzado inicialmente en versiones de 1.6 y 1.9 litros, redefinió el concepto de hatchback deportivo. Su ligereza y agilidad lo convirtieron en el favorito de los entusiastas de la conducción, ofreciendo una experiencia al volante que pocos coches de su época podían igualar.

Nace el PEUGEOT 205 GTI PLUS

A principios de los 90, Peugeot decidió ir un paso más allá y lanzó el PEUGEOT 205 GTI PLUS, una versión especial destinada a mercados selectos que combinaba la reconocida deportividad del GTI con un nivel de lujo inusual para este tipo de vehículos.

El GTI PLUS se distinguía no solo por su potente motor, sino también por sus acabados y equipamientos de alta calidad. La carrocería, disponible en un elegante verde Sorrento metalizado, aportaba una distinción visual que lo diferenciaba de los modelos deportivos tradicionales en blanco, rojo o negro. Este color, que bajo ciertas luces parecía negro, revelaba intensos reflejos verdes bajo el sol, otorgándole un aire de sofisticación y exclusividad.

Foto: ©Stellantis

Lujo en Cada Detalle

El interior del 205 GTI PLUS estaba pensado para ofrecer un confort superior. Incluía servodirección, aire acondicionado y, en algunos modelos, el sistema de frenado ABR (el precursor del ABS). Sin embargo, lo que realmente marcaba la diferencia eran los asientos de cuero, un lujo casi inédito en los hatchbacks deportivos de la época. Estos detalles hacían del GTI PLUS un coche que no solo se sentía bien al conducirlo, sino también al vivirlo.

Bajo el capó, el GTI PLUS albergaba un motor de 1.9 litros capaz de producir 130 CV, un corazón potente que lo dotaba de una aceleración impresionante y un par máximo de 16,8 kgm a 4.750 revoluciones por minuto. Este motor, compartido con el 405 SRi, proporcionaba una sensación de potencia y control, haciendo del 205 GTI PLUS un verdadero deportivo en miniatura.

Un Legado que Perdura

La producción del PEUGEOT 205 terminó en 1999, después de 16 años de éxitos ininterrumpidos y más de 5.278.000 unidades fabricadas. Aunque el PEUGEOT 106 y, posteriormente, el PEUGEOT 206 fueron diseñados para reemplazarlo, el 205 nunca perdió su atractivo. Especialmente, el 205 GTI PLUS sigue siendo hoy una pieza muy buscada por los coleccionistas y amantes de los coches clásicos, valorado no solo por su rendimiento y diseño, sino también por su rareza y su estatus de culto.

Foto: ©Stellantis

Anécdotas y Curiosidades

El 205 GTI PLUS no solo destacaba en las carreteras, sino también en los circuitos de competición. La versión de rally, el 205 Turbo 16 Evolution 2, lograba extraer 450 CV de su motor de 1775 cc, un logro impresionante que consolidó la reputación de Peugeot en el mundo de los deportes de motor. Además, en 1987, Peugeot Talbot Sport preparó un 205 Turbo 16 Evo 2 para la famosa subida de Pikes Peak, equipándolo con un motor turbo de 1.8 litros que alcanzaba los 700 CV, mostrando así la versatilidad y el potencial ilimitado del 205.

Foto: ©Stellantis

Conclusión

El PEUGEOT 205 GTI PLUS no es solo un coche; es una leyenda viva que combina la deportividad con un toque de lujo que pocos vehículos de su época podían ofrecer. Su historia, llena de éxitos y momentos memorables, sigue viva en la memoria de los entusiastas del motor y en las colecciones de aquellos que saben apreciar un verdadero clásico.

Hoy, el 205 GTI PLUS no solo es un testimonio del ingenio y la pasión de Peugeot, sino también un recordatorio de una época en la que los coches eran más que simples medios de transporte; eran obras de arte en movimiento, capaces de despertar emociones y crear recuerdos inolvidables.