,

El legendario motor S62 del BMW M5 E39: potencia y elegancia en la carretera

El BMW M5 E39 es uno de esos vehículos que ha dejado una huella imborrable en la historia del automovilismo. En su época de producción, se erigió como el sedán más rápido del mundo, un título que no se logra fácilmente. El secreto detrás de su impresionante rendimiento radica en su corazón: el motor S62.

Un V8 Revolucionario

El S62, también conocido como S62B50, es una joya de la ingeniería automotriz. Derivado del M62, el S62 es un motor de alto rendimiento que impulsa tanto al BMW M5 E39 como al exclusivo BMW Z8. Este V8 de 4.941 cc (302 pulgadas cúbicas) destaca por su arquitectura avanzada, incluyendo un bloque de aluminio y una serie de innovaciones que lo hacen verdaderamente único.

Especificaciones Técnicas

El S62 tiene un diámetro de 94 mm (3,70 pulgadas) y una carrera de 89 mm (3,50 pulgadas), lo que le permite una relación de compresión de 11,0:1. Esta configuración, combinada con la doble distribución variable (VANOS) tanto en los árboles de levas de admisión como en los de escape, optimiza el rendimiento y la eficiencia del motor. El S62 es capaz de generar 400 CV (294 kW) a 6600 rpm y 500 Nm (369 lb-pie) a 3800 rpm, con una línea roja que llega hasta las 7000 rpm.

Pero las cifras por sí solas no cuentan toda la historia. Lo que realmente diferencia al S62 es su diseño y las decisiones ingeniosas que los ingenieros de BMW tomaron durante su desarrollo.

Foto: © BMW Group

Innovaciones del S62

Ocho Cuerpos de Mariposa

Uno de los aspectos más distintivos del S62 es su sistema de ocho cuerpos de mariposa individuales, uno por cada cilindro. Esta característica es más común en motores de alto rendimiento utilizados en carreras que en vehículos de producción en masa. Estos cuerpos de mariposa son controlados por un sistema de acelerador electrónico (drive-by-wire), que permite al conductor seleccionar entre un modo «normal» y uno «deportivo». Este ajuste modifica la respuesta del acelerador, ofreciendo una conducción más precisa y emocionante.

Gestión Electrónica

El control del S62 está en manos de la versión MSS 52 del Bosch Motronic, que gestiona la inyección de combustible, el tiempo de encendido y otras funciones cruciales del motor. Esta sofisticada unidad de control es esencial para sacar el máximo provecho de las capacidades del S62, asegurando que cada cilindro funcione de manera óptima en todo momento.

Distribución Variable

El S62 fue el primer motor V8 de BMW en incorporar la distribución variable para ambos árboles de levas. Este sistema permite ajustar el tiempo de las válvulas de admisión y escape, mejorando tanto el rendimiento como la eficiencia del motor en diferentes condiciones de conducción.

Mejoras en el Diseño

A lo largo de su producción, el S62 recibió varias mejoras que abordaron problemas iniciales y perfeccionaron aún más su rendimiento. Por ejemplo, en marzo de 2000, se introdujo un nuevo diseño en los segmentos de los pistones para reducir el consumo de aceite, un problema que afectaba a las primeras unidades del motor. En diciembre de ese mismo año, se añadió un acumulador de presión al esquema hidráulico del VANOS para eliminar el molesto sonido que producía al arrancar en frío. En octubre de 2001, se espesaron los diafragmas del VANOS, reduciendo significativamente el ruido y mejorando la durabilidad del sistema.

Historias y Curiosidades del S62

Dingolfing: La Casa del S62

A diferencia de sus predecesores, los motores S62 no se fabricaron en la sede de la división M en Garching, Alemania. En su lugar, la producción se llevó a cabo en la planta de ensamblaje de Dingolfing. Esta decisión permitió a BMW aprovechar las capacidades de fabricación de alta precisión de la planta, asegurando que cada motor S62 estuviera ensamblado con la máxima calidad.

Foto: ©BMW Group

El Ascari KZ1 y el A10

El S62 no solo encontró su hogar en el M5 y el Z8. Este motor también fue elegido para impulsar el superdeportivo Ascari KZ1 y su sucesor, el A10. En estos vehículos, el S62 fue ajustado para ofrecer aún más rendimiento, demostrando la versatilidad y el potencial de este motor. De hecho, el Ascari A10, producido a partir de 2006, sigue utilizando el S62, lo que habla del legado duradero de este motor.

Un Ícono de los Años 90 y Principios del 2000

El BMW M5 E39 y su motor S62 representan una época dorada en la historia del automóvil. Durante los años 90 y principios de los 2000, BMW consolidó su reputación como fabricante de algunos de los vehículos más emocionantes y técnicamente avanzados del mundo. El S62 jugó un papel crucial en esta historia, no solo por su rendimiento impresionante, sino también por su capacidad para ofrecer una experiencia de conducción inigualable.

Conclusión

El motor S62 del BMW M5 E39 no es solo un ejemplo de ingeniería avanzada; es una pieza de la historia del automovilismo que sigue siendo reverenciada por entusiastas de todo el mundo. Con sus innovaciones técnicas, su impresionante rendimiento y su durabilidad, el S62 ha dejado una marca indeleble en la industria automotriz. Ya sea en las calles en un M5 E39 o en las pistas en un Ascari, este motor continúa inspirando a una nueva generación de aficionados y coleccionistas.

Así que la próxima vez que veas un BMW M5 E39 rugiendo por la carretera, recuerda que bajo su capó late un corazón legendario, uno que ha redefinido lo que significa conducir un sedán deportivo. El S62 no es solo un motor; es una obra maestra de BMW que ha conquistado los corazones de muchos y ha asegurado su lugar en la historia del automovilismo.