,

El BMW 326: una joya clásica llena de estilo y carisma

Foto: ©BMW Group

Imagínate viajar en el tiempo a la época en la que los automóviles eran obras maestras de elegancia y sofisticación. Ahí es donde entra en escena el magnífico BMW 326, un sedán de tamaño mediano que hizo historia entre 1936 y 1941. ¡Pero su historia no termina ahí! Bajo el control soviético, resurgió brevemente después de 1945, lo que le otorga un aura de misterio y encanto.

Diseñado por el visionario Fritz Fiedler, el BMW 326 destaca por su estructura de bastidor en forma de caja, una característica que permitió adaptarlo fácilmente para dar vida a otros modelos de la marca. Además, presentaba innovaciones revolucionarias para su época, como la suspensión trasera con barras de torsión, inspirada en el sistema de eje rígido del Citroën Traction Avant, y el primer sistema de frenos hidráulicos utilizado en un automóvil BMW. ¡Sí, señores, esta joya siempre ha estado a la vanguardia de la tecnología!

Peter Schimanowski se encargó de diseñar el aspecto irresistible del 326, disponible en versiones sedán de cuatro puertas y cabriolet de dos o cuatro puertas. Pero lo más destacado fue que el sedán 326 fue el primer BMW con cuatro puertas, lo que le otorgó un toque de comodidad y practicidad sin precedentes.

Foto: Wikipedia

El motor de seis cilindros en línea y 1971 cc del BMW 326 es una versión mejorada del motor del BMW 319, con un aumento en el diámetro del cilindro de 65 mm a 66 mm, y una carrera de 96 mm sin cambios. Esto se traduce en una potencia de 50 CV, alimentada por dos carburadores Solex de 26 mm. Suficiente para alcanzar una velocidad máxima de 115 km/h

Además, el 326 cuenta con una caja de cambios de cuatro velocidades con rueda libre en las marchas inferiores y sincronización en las dos superiores. Esto brinda una experiencia de conducción suave y sin esfuerzo, adaptándose a cualquier situación en la carretera.

Foto ©BMW Group

El BMW 326 destaca por su elegancia aerodinámica, alejándose de las líneas más verticales de los modelos anteriores de BMW. Para reducir la resistencia al aire, incluso incorporaba una cubierta fija sobre la rueda de repuesto en la parte trasera. Un toque de estilo que lo diferencia de los demás.

Con su diseño innovador, rendimiento emocionante y un toque de nostalgia, el BMW 326 se mantiene como una pieza de colección altamente deseada por los amantes de los vehículos clásicos. Es el ejemplo perfecto de cómo la historia y la ingeniería pueden fusionarse para crear algo verdaderamente extraordinario.