,

El Abarth Classiche 500 Record Monza ’58: Un icono renacido

En el mundo de los vehículos clásicos, pocas marcas despiertan tanta emoción y reverencia como Abarth. Con una historia rica en innovación y competencia, la casa del escorpión ha dejado una huella imborrable en el corazón de los entusiastas del automovilismo. Un ejemplo reciente de esta devoción a la excelencia es el Abarth Classiche 500 Record Monza ’58, una joya única presentada en el 12º Salón del Automóvil Milano AutoClassica para conmemorar el centenario del legendario Autodromo di Monza. Este modelo no solo rinde homenaje a los éxitos pasados de Abarth, sino que también encapsula el espíritu intemporal del Fiat 500 en una forma que cautiva tanto a coleccionistas como a aficionados.

Foto: © Stellantis

Un Homenaje a la Historia y la Innovación

El Abarth Classiche 500 Record Monza ’58 no es un simple coche clásico restaurado; es una celebración de la rica herencia de Abarth y de los impresionantes logros del Fiat Nuova 500 en 1958. Bajo la dirección del propio Carlo Abarth, este pequeño pero audaz vehículo rompió seis récords internacionales en Monza, destacándose no solo por su velocidad y resistencia, sino también por su inconfundible carácter.

Este homenaje moderno está basado en un Fiat 500 de 1970, meticulosamente transformado por el equipo de Stellantis Heritage. El exterior del coche, pintado en un evocador verde que recuerda al modelo original de récords, es solo el comienzo de su encanto. Este color, que también se utilizó en el Abarth 695 70° Anniversario de 2019, refuerza la conexión entre el pasado y el presente de la marca.

Detalles que Marcan la Diferencia

El Abarth Classiche 500 Record Monza ’58 no escatima en detalles históricos. Los interiores replican el patrón de tejido y las costuras contrastantes del Fiat 500 original de 1957, creando una experiencia de conducción que es tanto nostálgica como auténtica. Un toque particularmente intrigante es su único asiento de carreras, un guiño directo al diseño del coche de récord, que prescindía de un segundo asiento para reducir peso y maximizar el rendimiento.

La instrumentación es otra área donde el modelo brilla con luz propia. Equipado con un volante de madera y un salpicadero Jaeger, el coche también incluye un reloj Jaeger de ocho días de autonomía, un tributo a la histórica semana en Monza. Cada detalle, desde los paneles hasta los faros adicionales, ha sido cuidadosamente seleccionado para evocar la época dorada de Abarth.

Foto: © Stellantis

Mecánica y Rendimiento

Bajo el capó, el Abarth Classiche 500 Record Monza ’58 es una maravilla de ingeniería clásica y moderna. Equipado con el motor bicilíndrico del Fiat 500, su cilindrada ha sido aumentada a 595 cm³ gracias al kit Abarth Classiche 595. Este kit, una recreación fiel del ofrecido por Abarth en 1963, garantiza que el coche no solo sea un objeto de admiración estática, sino también una máquina de rendimiento impresionante.

El motor, desarrollado con las últimas tecnologías, ha sido probado rigurosamente por el equipo de Stellantis Heritage, asegurando que cada componente funcione en perfecta armonía. Los distintivos exclusivos de «Record Monza» completan este paquete único, haciendo de este Abarth una pieza de colección verdaderamente especial.

La Historia Detrás del Héroe

Para comprender plenamente la grandeza del Abarth Classiche 500 Record Monza ’58, es esencial mirar hacia su predecesor, el Abarth “Record” de 1958 del Fiat Nuova 500. En su lanzamiento en 1957, el Fiat Nuova 500 era un subcompacto modesto, diseñado más para la economía que para la competición. Sin embargo, Carlo Abarth vio potencial donde otros solo veían limitaciones. Con su motor de 26 CV y una velocidad máxima de 118 km/h, el Nuova 500 modificado por Abarth se embarcó en una misión de 168 horas en el circuito de Monza, acumulando seis récords internacionales y cimentando su lugar en la historia del automovilismo.

El coche utilizado para estos récords, ahora restaurado a su gloria original, fue uno de los puntos culminantes del stand de Stellantis Heritage en el Milano AutoClassica. Este vehículo no solo es un testimonio de la ingeniosidad y la determinación de Abarth, sino también una prueba tangible del legado perdurable del Fiat 500.

Foto: © Stellantis

Un Futuro Basado en la Tradición

El proyecto Heritage de Stellantis, conocido como «Reloaded by Creators», es una iniciativa para restaurar y revivir coches clásicos con autenticidad certificada. El Abarth Classiche 500 Record Monza ’58 es un brillante ejemplo de esta misión, combinando la nostalgia del pasado con la tecnología y la artesanía moderna. Este enfoque no solo preserva la historia, sino que también la reinventa para nuevas generaciones de entusiastas.

Además del Record Monza ’58, el stand de Stellantis en el Milano AutoClassica también presentó el Abarth Classiche 1000 SP de 2022, una reinterpretación contemporánea del icónico 1000 Sport Prototipo de 1966. Con su carrocería sinuosa y motor central, el 1000 SP de 2022 es un testamento de cómo Abarth continúa fusionando estilo y rendimiento en sus vehículos, manteniendo viva la llama de la innovación y la pasión automovilística.

Foto: © Stellantis

Conclusión

El Abarth Classiche 500 Record Monza ’58 no es solo un coche; es una obra de arte, un homenaje rodante a la rica historia de Abarth y un recordatorio de lo que se puede lograr con visión, dedicación y pasión. Para coleccionistas y aficionados, esta creación única ofrece una oportunidad sin igual de poseer un pedazo de la historia del automovilismo. Con su combinación de detalles históricos, rendimiento impresionante y autenticidad certificada, el Abarth Classiche 500 Record Monza ’58 es, sin duda, una joya en el mundo de los vehículos clásicos.

Para aquellos interesados en adquirir este modelo exclusivo, el equipo de Stellantis Heritage está disponible para brindar más información. Y así, con el rugido de su motor y la promesa de más aventuras por delante, el Abarth Classiche 500 Record Monza ’58 sigue escribiendo nuevas páginas en la historia del automovilismo.