Bugatti EB110: Un Ícono Clásico de Innovación y Poder

El Bugatti EB110 es un superdeportivo que dejó una huella imborrable en la historia del automovilismo. Producido por Bugatti Automobili S.p.A. en los años 1990, este vehículo no solo representó un renacimiento para la icónica marca Bugatti, sino que también estableció nuevos estándares en la industria de los superdeportivos. El EB110 se dio a conocer el 15 de septiembre de 1991 en Versalles, frente al Arco de la Défense en París, exactamente 110 años después del nacimiento de Ettore Bugatti, lo que inspiró su nombre. A continuación, exploramos en detalle la historia, el diseño y las especificaciones técnicas de este legendario automóvil.

Foto: ©Bugatti

Un Renacimiento Bajo la Visión de Romano Artioli

A mediados de los años 1980, el coleccionista de vehículos Romano Artioli soñaba con crear el mejor deportivo del mundo, uno que combinara elegancia y velocidad. Ningún modelo existente cumplía con sus expectativas, lo que lo llevó a revivir la legendaria marca Bugatti, que había estado inactiva durante 30 años. En 1987, Artioli adquirió los derechos de la compañía y se convirtió en el presidente de Bugatti Automobili S.p.A. Ese mismo año, estableció una nueva fábrica en Campogalliano, Italia, en la región de Emilia-Romaña, cerca de Módena, un área conocida por ser la cuna de marcas deportivas italianas como De Tomaso, Ferrari, Maserati y Lamborghini.

Diseño y Producción: Innovación y Artesanía

El desarrollo del Bugatti EB110 fue un proyecto ambicioso que no escatimó en gastos. Fiel al lema de Ettore Bugatti de buscar siempre lo mejor, los ingenieros crearon un monocasco ligero de tan solo 125 kg (276 libras), construido en fibra de carbono por la compañía aeroespacial francesa Aérospatiale. La carrocería utilizaba una combinación de aluminio, fibra de carbono, fibra de aramida y plásticos reforzados con fibras. Los rines eran de magnesio fundido y cada tornillo y perno estaban hechos de titanio.

El corazón del EB110 era un motor V12 de 3.5 litros con cuatro turbocompresores. Este motor, con doble árbol de levas por bancada de cilindros y cinco válvulas por cilindro, generaba entre 560 y 612 CV (552 y 604 HP), dependiendo del modelo. La potencia se distribuía a las cuatro ruedas a través de una transmisión manual de seis velocidades, dotada de un diferencial de deslizamiento limitado en la parte trasera y una distribución de par de 27:73 por ciento.

Foto: ©Bugatti

Logros y Reconocimientos

El Bugatti EB110 no solo fue un superdeportivo impresionante en términos de diseño y rendimiento, sino que también estableció varios récords mundiales. Estos incluyen la aceleración más rápida, el automóvil deportivo de producción en serie más rápido, el automóvil deportivo más rápido que funciona con gasolina y el automóvil de producción en serie más rápido sobre hielo.

El Bugatti EB110 en el Mercado de los Superdeportivos

El lanzamiento del EB110 marcó un hito en la historia de Bugatti, situándola nuevamente en el mapa de los superdeportivos de alta gama. En un mercado dominado por marcas como Ferrari y Lamborghini, el EB110 destacó por su avanzada tecnología y diseño innovador. Sin embargo, a pesar de su éxito técnico, el mercado de los superdeportivos experimentó una recesión a mediados de los años 1990, lo que afectó las ventas y la viabilidad financiera de Bugatti Automobili S.p.A.

Foto: ©Bugatti

La Quiebra y el Resurgimiento

La crisis económica y la recesión en el mercado de los superdeportivos llevaron a Romano Artioli a invertir en la compañía automotriz Lotus, lo que resultó en altos pasivos y la incapacidad de pagar a los proveedores. En 1995, la producción en Campogalliano se detuvo, y solo se fabricaron aproximadamente 128 vehículos, de los cuales 96 fueron EB110 GT y 32 EB110 Super Sport. Después de dos años, el proceso de quiebra concluyó en septiembre de 1997.

Sin embargo, la leyenda de Bugatti no terminó ahí. En 1998, el Grupo Volkswagen adquirió los derechos de la marca y ayudó a reiniciar la empresa, trasladándola de nuevo a Molsheim, donde Ettore Bugatti había construido su primer automóvil bajo su propio nombre.

El Bugatti EB110 Super Sport

En 1992, se presentó la versión EB110 SS (Super Sport), una versión mejorada y más ligera del EB110 estándar. Equipado con el mismo motor V12, pero potenciado a 612 CV (604 HP), el EB110 SS podía alcanzar una velocidad máxima de 348 km/h (216 mph) y acelerar de 0 a 100 km/h (62 mph) en tan solo 3.2 segundos. Este modelo representó el pináculo de la ingeniería y el diseño de Bugatti durante esa época.

Especificaciones Técnicas

El Bugatti EB110 se caracterizó por su motor V12 con alimentación por inyección multipunto Bugatti-Weber y cuatro turbocompresores IHI a una presión de 1.2 bares (17.1 psi) con dos intercoolers. La distribución se realizaba mediante doble árbol de levas a la cabeza y cinco válvulas por cilindro, con un diámetro por carrera de 81 x 56.6 mm y una relación de compresión de 8.0:1.

Foto: ©Bugatti

Las especificaciones técnicas del EB110 GT y EB110 SS son impresionantes:

EB110 GT:

  • Potencia máxima: 560 CV (552 HP) a 8000 rpm.
  • Par máximo: 611 N·m (451 lb·pie) a 3750 rpm.
  • Velocidad máxima: 336 km/h (209 mph).
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 3.6 segundos.

EB110 SS:

  • Potencia máxima: 612 CV (604 HP) a 8250 rpm.
  • Par máximo: 650 N·m (479 lb·pie) a 4200 rpm.
  • Velocidad máxima: 348 km/h (216 mph).
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 3.2 segundos.

Conclusión

El Bugatti EB110 es más que un simple automóvil; es una leyenda viviente que representa la culminación de la ingeniería automotriz y la visión apasionada de revivir una marca histórica. Con su diseño innovador, avanzadas especificaciones técnicas y récords mundiales, el EB110 consolidó su lugar en la historia del automovilismo. Aunque la producción fue limitada y la empresa enfrentó dificultades financieras, el legado del Bugatti EB110 perdura como un símbolo de excelencia y sofisticación en el mundo de los superdeportivos.

El Bugatti EB110 sigue siendo una pieza codiciada por coleccionistas y entusiastas de automóviles clásicos. Este «Bugatti clásico» y «Bugatti antiguo» no solo revive la herencia de Ettore Bugatti, sino que también establece un estándar de referencia para futuros modelos de la marca. Con el respaldo del Grupo Volkswagen, Bugatti ha continuado su legado con modelos emblemáticos como el Veyron y el Chiron, pero siempre recordaremos al EB110 como el vehículo que marcó el renacimiento de una de las marcas más prestigiosas del mundo automovilístico.