BMW 501/502. El Ángel Barroco

En el mundo de los vehículos clásicos, hay autos que trascienden su tiempo y se convierten en íconos eternos. El BMW 501/502, conocido cariñosamente como «El Ángel Barroco», es uno de esos ejemplares que dejaron una huella imborrable en la historia del automóvil. En este artículo, exploraremos la fascinante historia detrás de este vehículo de lujo que, si bien fue técnicamente sobresaliente, resultó ser un capricho costoso para su época.


Los Inicios del BMW 501: El Renacimiento de una Marca

La historia del BMW 501/502 se remonta a una época en la que la marca BMW estaba en proceso de reconstrucción tras los estragos de la Segunda Guerra Mundial. Con la pérdida de su planta de producción en Eisenach y la completa destrucción de sus fábricas en Múnich, BMW se encontraba en una situación precaria. Sin embargo, la resiliencia de la marca bávara prevaleció, y en 1948 comenzó la gestación de lo que se convertiría en el BMW 501.

Inicialmente, se exploraron varios enfoques de diseño, incluyendo un prototipo creado por el renombrado diseñador Pininfarina. Sin embargo, fue el diseño propuesto por el exdirector de la planta de Eisenach, Peter Szymanowski, sobre la base del preguerra BMW 326, el que se convirtió en la base del BMW 501. La producción de este vehículo emblemático finalmente comenzó en noviembre de 1952, marcando el renacimiento de BMW como fabricante de automóviles en Múnich.

El Ángel Barroco: Estilo y Elegancia

El apodo «El Ángel Barroco» no se otorgó en vano. Este sobrenombre se debe a la suntuosa y curvilínea línea de este vehículo, que lo hacía destacar entre la multitud de la posguerra. Aunque BMW tenía como objetivo vender alrededor de 20.000 unidades anualmente, la realidad fue que, hasta 1963, solo se produjeron alrededor de 22.000 unidades debido a su alto costo.

Los BMW 501/502 se presentaron en versiones sedán de cuatro puertas, aunque también existieron opciones de carrocería personalizada, como coupés y convertibles, que podían encargarse a carroceros especializados como Baur o Autenrieth.

Innovación Técnica en el Corazón del Ángel Barroco

El BMW 501 estaba impulsado por el motor M337, una evolución del motor BMW M78 utilizado en el preguerra BMW 326. La caja de cambios de cuatro velocidades no estaba integrada al motor, sino que era una unidad independiente accionada por un eje montado entre el segundo y tercer travesaño. A pesar de su elegancia y estilo, la velocidad máxima del BMW 501 se limitaba a 135 km/h, y su tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h era de 27 segundos, cifras modestas para los estándares actuales, pero adecuadas para su época.

El V8: El Corazón del BMW 502

En 1954, BMW presentó el BMW 502, un modelo que marcaría un hito en la historia de la marca. Este vehículo estaba equipado con el primer motor V8 de BMW, un logro impresionante después de la devastación causada por la guerra. Inicialmente, el V8 tenía una cilindrada de 2.6 litros, pero en 1955 se lanzó una versión de 3.2 litros para el BMW 502. La potencia de estos motores aumentó gradualmente, llegando a 140 CV en 1957 y finalmente a 160 CV en el BMW 3200 S de 1961.

Motores
2580 cc M502/1 V8 (502, 2.6 Luxus)
2580 cc M502/110 V8 (2600L)
3168 cc M506/1 V8 (502 3.2)
3168 cc M503/1 V8 (3.2 Super)
3168 cc M506/140 V8 (3200L)
3168 cc M503/160 V8 (3200S)