, , , , , ,

BMW Z18, el primer roadster SUV de BMW

El concepto de automóvil BMW Z18 de 1995 marcó un hito al ser el primer roadster todoterreno desarrollado por BMW. Esta creación revolucionaria fusionó dos categorías automovilísticas tradicionales, combinando la emoción de un convertible con la robustez y versatilidad de un vehículo todoterreno.


Concept BMW Z18

El BMW Z18 estaba equipado con un motor de ocho cilindros que generaba una potencia impresionante de 355 CV, brindando a los conductores la capacidad de disfrutar de un roadster deportivo con tracción en las cuatro ruedas. Este vehículo estaba diseñado para enfrentar terrenos inaccesibles para la mayoría de los vehículos convencionales.

Su estructura estaba compuesta por un cuerpo de plástico montado sobre un armazón de acero, lo que le confería una apariencia que evocaba la de un vehículo anfibio, lo que teóricamente le permitía transitar sin dificultad sobre extensiones planas de agua.

En cuanto a su diseño exterior, el BMW Z18 seguía las directrices generales de la marca en ese momento. Por ello, no sorprende que su diseño recuerde al de uno de los roadsters que BMW fabricaba en esa época, el elegante Z3. Sin embargo, en este caso, presentaba un aspecto más adecuado para la conducción fuera de carretera.

En el interior del BMW Z18, se ofrecía una versátil configuración que podía variar entre biplaza, cuatro plazas e incluso una modalidad de pick-up. Esta versatilidad convertía a este peculiar vehículo, que combinaba la esencia de un roadster con la funcionalidad de un SUV, en una auténtica herramienta multitarea

 

La incorporación de la letra «Z» en la denominación del BMW Z1 tiene sus raíces en la palabra alemana «Zukunft,» que significa «futuro». Esta elección refleja la visión de BMW de impulsar la innovación y mirar hacia el futuro. Curiosamente, esta designación «Z» se ha convertido en una característica distintiva de varios modelos de la marca, como el Z3, Z4 y Z8, todos los cuales comparten la misma esencia de ser descapotables de dos puertas, con la excepción de algunos modelos específicos, como los cupés M en las variantes del Z3 y Z4. Esta nomenclatura «Z» ha llegado a representar la combinación perfecta de estilo deportivo y emocionante con la elegancia y el rendimiento característicos de BMW.