, , ,

Alfa Romeo Iguana y Lamborghini Flying Star: Dos leyendas olvidadas del Mundo del Automóvil

En el vibrante y emocionante mundo del diseño automotriz, hay prototipos que, a pesar de sus promesas y potenciales, nunca logran alcanzar la gloria de la producción en masa. Dos de esos ejemplos notables son el Alfa Romeo Iguana y el Lamborghini Flying Star, dos joyas de la ingeniería y el diseño que lamentablemente quedaron en el olvido.

Foto: Wikipedia

Alfa Romeo Iguana: Elegancia en Fibra de Vidrio

El año era 1969 cuando el diseñador Giorgetto Giugiaro, de la prestigiosa firma Italdesign, presentó al mundo el impresionante Alfa Romeo Iguana. Concebido como un prototipo basado en el icónico Alfa Romeo 33 Stradale Tipo 33/2, este coupé de fibra de vidrio capturó la imaginación de los entusiastas del automovilismo en su presentación en el Salón del Automóvil Deportivo de Monza.

Equipado con un poderoso motor V8 de aluminio de 1.995 cc, el Iguana rugía con una potencia de 230 CV a 8.000 rpm, alcanzando una velocidad máxima de 260 km/h. Aunque nunca pasó de ser un concept-car, su influencia perduró en otros diseños emblemáticos del italiano Giugiaro, incluido el legendario DMC DeLorean.

Foto: Wikipedia

Lamborghini Flying Star: Una Apuesta Audaz que no Encajó

Mientras tanto, en 1966, Carrozzeria Touring presentaba su propio sueño al mundo: el Lamborghini Flying Star II. Construido sobre un chasis de Lamborghini con motor delantero, este prototipo buscaba capturar la atención del fabricante italiano en un momento en que la firma atravesaba dificultades financieras.

Sin embargo, la ambiciosa visión de Carrozzeria Touring no coincidió con los planes de Lamborghini. Su diseño, aunque atrevido, parecía más adecuado para un vehículo familiar que para el estilo deportivo que Lamborghini buscaba. Trágicamente, este proyecto marcó el cierre definitivo de Carrozzeria Touring, dejando al Flying Star II como su último suspiro creativo.

Detalles Técnicos que Perduran en la Memoria

Aunque estos prototipos nunca llegaron a la producción en serie, sus características técnicas siguen impresionando a los aficionados al automovilismo incluso décadas después de su creación.

El Alfa Romeo Iguana, con su motor V8 DOHC de 1.995 cc y una transmisión manual de 6 velocidades, destacaba con una longitud de 4.050 mm y un peso de 700 kg.

Por otro lado, el Lamborghini Flying Star II, equipado con un poderoso motor V12 DOHC de 4.0 litros que entregaba 320 CV a 6500 rpm, exhibía una longitud de 4380 mm y un peso de 1300 kg.

Aunque sus caminos nunca los llevaron a la producción en serie, el legado del Alfa Romeo Iguana y el Lamborghini Flying Star permanece como testimonio de la audacia y la creatividad que han definido la industria del automóvil a lo largo de los años. A pesar de su fracaso comercial, estos prototipos continúan inspirando a diseñadores y entusiastas, recordándonos que en el mundo del automovilismo, incluso los sueños más grandes pueden quedar atrapados en la carretera del olvido.